¿Cómo curar el dolor de garganta?

El dolor de garganta es una de las molestias más frecuentes y puede llegar a ser tan severo, que nos quita los deseos tanto de hablar como de comer.

Casi siempre es el preámbulo de una virosis, pero si viene acompañado de fiebres elevadas y persistentes, dolores en las articulaciones y un malestar generalizado, debemos acudir al médico.

La mejor receta es tomarnos un buen descanso de voz, pero si no podemos faltar a nuestro trabajo o a las clases, entonces tenemos que utilizar los medios que estén a nuestro alcance y continuar con nuestros deberes cotidianos.

Consejos y remedios fáciles para curar o aliviar el dolor de garganta

  • Disuelve media cucharada de sal en un vaso de agua hervida, y realiza gárgaras varias veces al día (no tragar). Este es un remedio clásico y efectivo, que aunque nuestras abuelitas no sabían el porque, funciona bien. Las células de la membrana mucosa, inflamadas por la afección, absorberán esta agua y se irán desinflamando poco a poco.
  • Chupa caramelos que contengan eucalipto o menta. Los caramelos estimulan la producción de saliva, mientras que los compuestos de estos sabores dan sensación de frescor y alivian el dolor.
  • Bebe mucho líquido. Los líquidos ayudan a hidratarnos y humedecen las membranas de las mucosas, por lo que la sensación de dolor disminuye.
  • Tomar una o dos cucharadas de miel, dejándola correr lentamente por la garganta, puede servirnos de gran ayuda. La miel es un excelente antiséptico, por lo que combate los microbios.
  • Mediante un humidificador o el vapor de una ducha caliente, ayudaremos a desinflamar e hidratar nuestras mucosas.
  • Pon paños calientes en el cuello, que mejoran la circulación de la garganta y disminuyen la inflamación. Los vasos sanguíneos se ensanchan y ayuda a relajar los músculos.
  • Cualquier caldo caliente (de pollo o vegetales) es beneficioso para el alivio del dolor. Así mismo, no se recomienda ingerir tomate (por su acidez), ni lácteos (aumentan la producción de mucosa).

No te desesperes. Es una afección muy molesta, pero, si utilizas estos consejos para ayudarte, pasará pronto.