Síntomas del zika: ¿me he contagiado?

El virus del zika ha motivado la primera emergencia sanitaria en el año 2016. Una de las mayores preocupaciones es que se ha asociado a miles de casos de microcefalia y al síndrome de Guillain-Barré. Este último puede causar parálisis y puede ser mortal.

Es importante estar atentos a los síntomas que pueden indicarnos que hemos contraído zika. Lo más complicado, es que estos pueden confundirse con los de otras enfermedades.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Los síntomas característicos de la enfermedad son: fiebre leve y erupciones en la piel, malestar general, conjuntivitis, dolor en músculos y articulaciones, dolor de cabeza y vómitos. Suele aparecer a los 12 días de haber sido infectada la persona.

Se conoce que es transmitida por el mosquito Aedes Aegypti, y el mayor reto es que, muchos de estos síntomas, pueden confundirse con el dengue y la chikungunya. Por eso, solamente con pruebas de sangre se puede confirmar un diagnóstico.

Cuando se ha contraído el virus, los síntomas se tratan con medicamentos para aliviar la fiebre y el malestar general, pero no existe uno específico para su cura.

¿Se puede prevenir el zika?

La principal medida es evitar la picadura del mosquito. Para ello debemos eliminar el vector. Las campañas para lograr su erradicación han sido muy efectivas, pero se necesita más conciencia y participación ciudadana.

Además, puede ser transmitido por vía sanguínea y relaciones sexuales desprotegidas.

Se ha detectado la presencia del virus en el semen y otros fluidos corporales. Actualmente se está valorando la posible transmisión de madre a hijo, y los efectos de la enfermedad sobre el feto.

Teniendo esto en cuenta, es muy importante que las mujeres embarazadas utilicen el condón para evitar el contagio o se abstengan de tener relaciones sexuales, mientras haya riesgo de la enfermedad. Además, deben evitar cualquier tipo de picadura con el uso de mosquiteros o repelentes.

Ante cualquier síntoma asiste inmediatamente al médico. Piensa en el futuro de tu familia, pues el virus del zika puede ser muy peligroso.